¿Sigue funcionando el PageRank?

Si llevas algún tiempo metido en esto del SEO, entonces seguro que te suena el PageRank, una métrica de Google que nos obsesionaba, hasta el punto de que probábamos con todo tipo de estrategias para ver si lo mejorábamos, y esto se terminaría convirtiendo en una obesión.

El PageRank de Google era una puntuación que iba del 0 al 10 y que se podía consultar a través de una barra instalable en los navegadores. En 2016 fue eliminada dicha barra… pero, incluso antes de esto, esta métrica no se había actualizado desde hacía años. Por eso, son muchos los SEOs los que piensan que, a día de hoy, no tiene demasiada relevancia.

Vamos a estudiar este tema en profundidad, pero antes es importante hacer mención a su historia:

Historia u origen del PageRank

El PageRank o PR es el resultado de un algoritmo que tiene la función de detectar el valor que tiene una determinada página. Para ello, mide tanto la calidad de las webs que la enlazan, como la cantidad de las mismas. Así conseguía determinar la importancia relativa de cualquier web.

Este valor se ideó en el año 1997 por parte de los co-fundadores de Google (Larry Page o Sergey Brin) con el objetivo de mejorar la eficiencia de los motores de búsqueda.

Para entender la función que tiene es importante hacer un poco de retrospectiva y recordar que, por aquel entonces, los navegadores eran poco eficientes.

Por esto, el PageRank lo que hacía era solucionar problemas, siendo un recurso importante que los buscadores de por aquel entonces no podían siquiera soñar con él.

¿Cómo funciona el pagerank?

El pagerank funciona siguiendo esta fórmula: PR(A) = (1-d) + d (PR(T1)/C(T1) + … + PR(Tn)/C(Tn)).

Para simplificarla, diremos que tiene en cuenta 3 factores:

·Por una parte, mide la calidad y la cantidad de enlaces que recibe una web.

·También tiene presente el nº de enlaces salientes de cada página

·Finalmente, considera el PageRank de cada web.

¿Por qué fue lo eliminó público de los resultados públicos?

Cómo ya hemos comentado, fueron muchos los SEOs los que se obsesionaron con el PageRank. Tan solo había que instalar la barra de herramientas PageRank para tener este indicador visible en todo momento.

El problema es que no era el único factor de posicionamiento, aunque para muchos fuese lo único que importaba. Todo esto derivó en una peligrosa tendencia que consistía en comprar y vender enlaces de webs que tuviesen un alto nivel de PR. Por aquel entonces, había muchas fórmulas efectivas (y rápidas) de conseguir un nivel alto de PR, como podía ser dejar comentarios en blogs que enlazasen hacia la página que se quisiera subir.

Y lo más importante… ¿Sigue funcionando?

Es cierto que el Pagerank ha dejado de ser público, pero lo cierto es que en pleno 2020 todavía sigue siendo muy importante. Y esto no lo decimos nosotros, sino que son palabras del propio Google.

Cuando optimizamos una web, también estamos optimizando ciertos requisitos que nos permitirán mejorar nuestro PageRank, aunque lo haremos de manera inconsciente. Lo cierto es que el mecanismo en el que se basan para calcular este algoritmo se puede aplicar a muchos campos: por ejemplo, es muy utilizado en bibliometría, en análisis de información y de redes sociales, para predecir y recomendar datos. También se utiliza en biología, física, neurociencia, etc.

Como curiosidad, a día de hoy no existe ninguna métrica que sustituya al PageRank, pero hay otras que son similares, como es el caso de la calificación UR de Ahrefs.

Lo interesante es consultar varias métricas y no centrarse tan solo en una. Solo así, lograremos que nuestros proyectos web funcionen.

Deja un comentario